Después de perpetrar el acto, la mujer fotografió el órgano mutilado y lo arrojó por el inodoro.