La policía dice que tres inmigrantes cometieron una ola de crímenes y robaron 62 teléfonos y/o billeteras de 62 mujeres.